PACIFICAR CARRETERAS

PROYECTO PARA LAS ADMINISTRACIONES

Manifiesto manifestación 26 de marzo de 2022

ANTE DETERMINADAS VIRALIZACIONES (FOTOS Y VÍDEOS) DE CONTENIDOS PARA POTENCIAR EL ODIO CONTRA LOS Y LAS CICLISTAS, HEMOS DECIDIDO TOMAR LA SIGUIENTE DETERMINACIÓN: 


NADA, NUNCA, NINGUNA SITUACIÓN, TE DA PERMISO PARA ATROPELLAR A UNA PERSONA CICLISTA. NADA NUNCA, JAMÁS, TIENES POTESTAD PARA PONERLA EN RIESGO, ASUSTARLA CON TU BOCINA, PEGARTE A ELLA O ADELANTARLA EN UN MOMENTO EN QUE NO SE PUEDE POR RIESGO CLARO.

Hoy contestamos a dos cosas aberrantes que vuelven a viralizarse en internet y que son una vergüenza para la sociedad. Un vídeo y un texto que sólo vomitan odio, ignorancia y muy mala leche para seguir acrecentando que quienes van al volante cuando vean a un/a ciclista desconecten su parte racional y como si fueran animales salvajes les traten como mierdas en lugar de como personas con derecho a una vida digna que es lo que son.

Para empezar: En la foto los ciclistas lo están haciendo mal. Pero coger la parte por el todo es una trampa para seguir perpetuando la vergüenza que nos tendría que dar el tipo de conductores que hay en este país.

Y en segundo lugar: Los y las ciclistas pagan como tú conductor. La vía es de tod@s y tod@s tienen derecho a hacer uso de ella cumpliendo con el reglamento y las normas que para cada vehículo se establecen. Un/a ciclista ya paga su seguro. Se llama licencia o carnet ciclista. Además, el 99% de los y las ciclistas son también conductores por lo que pagan los mismos impuestos que tú. Por su puesto la carretera no se paga con eso que tú pagas tan a disgusto insolidario ciudadano, las recaudaciones van a municipios, comunidades o estado y de la suma de todas ellas se hace un presupuesto anual para el año siguiente en que se desglosan los gastos de todo tipo, desde educación a infraestructuras.

Es decir, el ciclista paga IVA en cada producto que compra, paga peajes, paga impuestos al carburante, tiene retenciones en sus nóminas de IRPF o paga una cuota de autónomos, etc. como tú.

El o la ciclista PAGA EXACTAMENTE LO MISMO QUE TÚ con la diferencia abismal que no contamina, no daña el asfalto ni la vía y además, por su estilo de vida activo, gasta menos en sanidad. (Sólo gastan más cuando los atropellas, así que el gasto es tuyo).

No vamos a decir que los y las ciclistas tengan más derechos que el resto de vehículos, ni siquiera ahora en el año 2022 con el 2030 aquí mismo y el cambio climático como está, ni siquiera aunque lo pensemos. Pero sí que tienen los mismo derechos que el resto de los vehículos a circular por las vías con su velocidad lógica y siguiendo sus normas.

Los y las ciclistas tienen derecho a protegerse de los conductores psicópatas, ególatras y delincuentes que cuando ven una bicicleta aceleran el pulso y empiezan a salivar sin tener la mínima capacidad de pensar que lo que tienen delante es una persona igual que él.

CON LOS MISMOS DERECHOS.

Por eso, las leyes se hacen para protegerles, porque son el vehículo más vulnerable de la vía, son la PERSONA más vulnerable de la vía, y no merecen que se les ponga en riesgo porque tú quieras llegar cinco minutos antes a un sitio o quieras circular por encima de lo que la vía te permite.

Así, en el vídeo viral, un vídeo que de saberse la titularidad del conductor tendría una denuncia muy grave por parte de la autoridad competente ya que dicho conductor comete una infracción tras otra entre ellas un intento de asesinato (porque hay entre otros agravantes alevosía), el ciclista ESTÁ CIRCULANDO CORRECTAMENTE en una bajada pronunciada y de riesgo.

Puede tomar todo el carril y de hecho es recomendable para que a ningún indeseable le dé por adelantarle en curvas sin visibilidad. Si viene otro coche de frente el que muere es el ciclista.

Y lo siento conductor o conductora con muchas prisas pero nada en absoluto de tu vida, NADA, NUNCA JAMÁS, es tan urgente como para poner en riesgo la vida de una persona que está practicando su deporte sin más.

Conducir así, pensar así, expresarse así... tiene un efecto contagio. Es odio en vena en la sociedad que mata. Por lo que todos y todas quienes comentan en redes o con sus colegas en esos términos sobre los y las ciclistas sois potenciales asesinos. Sin más.

Desde la pandemia hay una barbaridad de atropellos de ciclistas. Hartos y hartas estamos de escuchar que l@s ciclistas se lo tienen que mirar, que tienen que hacer una reflexión.

¡NO! Los y las ciclistas no tienen que hacer ninguna reflexión más allá de revisar que cumples sus normas y recomendaciones. Han sido, son y siguen siendo las víctimas porque son los verdugos quienes no hacen ese ejercicio de pararse a pensar antes de hablar, chillar, pitar o adelantar.

La reflexión tenemos que hacerla los conductores, no las personas que van en bicicleta. No se atropellan solas, no se matan solas. Las matamos. Las atropellamos.

¡Ya está bien! El odio es un veneno que se contagia más rápido que un virus. No queremos un mundo así. No estamos dispuestos. Y vamos a luchas por cambiarlo. Como sea. Pero no somos idiotas. Hemos hecho más autocrítica que nadie en el colectivo ciclista y por eso tenemos derecho a decir bien alto que toda la autocrítica del mundo no va a servir de nada si quienes llevan los vehículos de motor siguen siendo delincuentes que les importa la vida de otro ser humano absolutamente nada. Por cierto, que eso dice todo de ellos porque alguien que tiene ese tipo de filosofía de vida puede ser muchas cosas, pero humano no.

¡Ojo con los vídeos e imágenes que contagian veneno! Ciclistas, denunciad en las redes como contenido que pone en riesgo a un colectivo. Denunciad. No os calléis. Limpiemos el mundo de odiadores y sobre todo las redes que hacen que todo corra como la pólvora. Nosotros ya hemos empezado. Hacedlo. Del mismo modo que denunciad en la vida real estos comportamientos siempre que sea posible. Que retiren todos los permisos de circulación que haga falta. A ver si cuando tengan que moverse en bicicleta porque no puedan coger su arma de matar a motor siguen pensando lo mismo.

¡NO OS CALLÉIS! ¡DENUNCIAD!